Cansada

Desperté con el chillido del reloj y me levanté como pude. Otro día más de pandemia. Arrastré los pies hacia el baño y me lavé la cara. Hice café y encendí la computadora; pestañeé ante la pantalla titilante y blanca. Escribí una palabra, la borré. Un vacío que no podía llenar a pesar de romperme la mente, de buscar mi cuadernillo de notas, de hurgar mi archivo de escenas, de mirar una y otra vez las fotografías de mis personajes.

Sucede, siempre sucede…las razones son variadas: miedo, ansiedad, caos, comienzos y finales. Es ese crítico interno, saboteador que vive en mi pecho y me susurra que no podré escribir nada que valga la pena, que trata de robarme todo sabor de pluma y papel.

Entonces, busqué consejos sobre cómo combatir ese bloqueo al que inevitablemente llegan los escritores y al que tanto temen. Leo y leo: Que si ten un espacio para escribir, que si establece una rutina, que si debes comenzar con ejercicios que te revuelvan la creatividad, que si trabajar en más de un proyecto para evitar el aburrimiento, que si debes practicar yoga, meditación, borrachera, bla, bla, bla…y no seas tan duro contigo mismo.

Hoy acepto que no puedo escribir si ando maltrecha; que, a pesar de todo el caos que me rodea, esperaré mejores tiempos y vivir; escribiré tonterías y porquerías en el interim; le hablaré de vuelta al loro que llevo metido en la cabeza sin necesidad de transar con él; haré una tregua conmigo y seré más benévola con mi pasión.

Hoy me perdono no escribir. Mañana será otro día…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: